30/11/18

Ayudas para redactar un trabajo de curso en inglés

En pocos días o semanas tienes que entregar en inglés un trabajo de curso, tal ver el Trabajo Fin de Grado, y ya no estás a tiempo de tomar más cursos ni mejorar radicalmente tu inglés, que es el que es: potable pero muy lejos de nativo.

Por otro lado, los traductores automáticos inteligentes acabarán llegando, pero, ¡mala pata!, no va a ser a tiempo de que entregues tu trabajo. Ni los demás trabajos de tu carrera...


1. Ortografía y gramática


Emplea el corrector de tu programa de tratamiento de textos. Parece obvio, pero la experiencia me dice que demasiados estudiantes prescinden de esta utilísima herramienta. No lo "pilla" todo, pero sí un altísimo porcentaje.

Para ello, debes configurar tu corrector para el idioma inglés (algunos programas lo hacen automáticamente a la vista de lo que has ido escribiendo). 

Debes atender a las palabras mal escritas o deletreadas, que el corrector identificará en rojo; pero, sobre todo, te pueden resultar útiles las advertencias de menor rango (en verde o azul), pues identifican los errores que los españoles cometemos frecuentemente al ordenar los elementos de las frases, algo que en inglés, a diferencia del castellano, está sujeto a unas reglas sintácticas muy precisas.


2. Expresiones


Pues no, "practical case" no es la traducción adecuada de "caso práctico" (lo habitual es emplear la expresión "case study") y así ocurre con tantísimas expresiones que se van acuñando en cualquier idioma y pueden hacer raro o incluso incorrecto el empleo de traducciones literales. Estas expresiones, además, pueden depender del contexto, y el jurídico es uno de los que más se presta a la peculiaridad idiomática: mal si traduces "fuerza mayor" por "overwhelming force" en lugar de "act of God" (o, curiosamente, "force majeure", en francés) y peor si empleas "law" en lugar de "act" para referirte a una determinada norma aprobada por el poder legislativo.

Para evitar o reducir este problema, conviene revisar las muchas traducciones o acepciones que puede tener una palabra, a ser posible mediante la visualización de ejemplos reales de su uso.

El traductor de Google está mejorando y cada vez muestra más opciones con distintas acepciones de las palabras traducidas, pero es aún insuficiente; por ejemplo, por ceñirnos a los dos ejemplos que antes he empleado, identifica bien las acepciones de "ley", pero no las de "fuerza mayor".

Por eso recomiendo dos webs gratuitas de traducción que ofrecen una mayor riqueza en la presentación de ejemplos y acepciones:

Mira aquí, por ejemplo, los resultados de buscar la traducción de "fuerza mayor".

Gran parte del sistema de Linguee se basa en el empleo automatizado de textos que tienen traducción oficial en otro idioma. Como esto es lo que ocurre singularmente con muchos textos jurídicos (por ejemplo, en la Unión Europea), el traductor resulta especialmente rico en terminología jurídica; mira aquí, por ejemplo, los resultados de traducir "fuerza mayor".

Estoy seguro de que existen otros productos semejantes; menciono estos porque los he probado y los resultados me han resultado satisfactorios. Mi sugerencia es que pongas a prueba cualquier otro que caiga en tus manos con algunas expresiones jurídicas, como "litisconsorcio pasivo necesario", "responsabilidad objetiva", "título-valor" o la que se te ocurra. Puedes ensayar, para empezar, con el traductor de Google y las dos webs que te propongo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario